español | portugués
  ACTUALIDAD  
 
 
 
 
  NOTICIAS
DECLARACIONES DEL PRESIDENTE DE AIZA EN FAVOR DE LOS ZOOS MODERNOS

 - POR QUÉ LOS ZOOS MODERNOS SON BENEFICIOSOS PARA LA SOCIEDAD?

En tiempos recientes algunos sectores minoritarios de la sociedad están poniendo en duda el papel de los zoos modernos e incluso su existencia, y se ha abierto un debate disyuntivo y en mi opinión poco productivo, sobre zoos si o zoos no, en lugar de plantearse un debate más fructífero acerca de cómo deben ser los zoológicos para convertirse en verdaderas herramientas de conservación de la naturaleza.

Creo que es mejor evitar debates abstractos que solo consiguen enfrentar posiciones a menudo sin puntos de encuentro. Los debates abstractos dan lugar a menudo a planteamientos radicales, mientras que la sociedad precisa de respuestas racionales, prácticas y moderadas. Por otra parte es importante que se permita escuchar también la voz de las instituciones profesionales que llevan décadas trabajando desde los zoos en defensa de la naturaleza y de los animales, y que son verdaderos expertos en bienestar animal.

Antes de dar respuesta a nuestra visión de hacia donde se dirigen los zoos modernos, me gustaría recordar que los zoos son instituciones centenarias (el hombre siempre se ha rodeado de animales, salvajes primero, luego domesticados y posteriormente de ambos), presentes en todas las culturas (no siempre con el mismo enfoque o usos), en todas las regiones del planeta (no se trata por lo tanto de algo local o regional como sí ocurre con otras relaciones entre animales y humanos), y que a nivel mundial reciben cada año más de 700 millones de visitas. Actualmente el debate internacional en Europa o Estados Unidos y Canadá por ejemplo, va dirigido a maximizar su efecto positivo en la naturaleza y su evolución, y no contra su existencia. En Reino Unido, los visitantes anuales de los zoos son de más de 25 millones y en España se superan los 12 millones. Estas cifras son muy importantes, pues dan una idea de la dimensión que tiene la tendencia a favor de los zoos en la sociedad global que en realidad demuestra que gran parte de la población está interesada y preocupada por la naturaleza y los animales. El potencial de los zoos para concienciar y conectar con la naturaleza es increíble.

Entrando ya de lleno en mi explicación, una de las preguntas que tengo que contestar es la de si los zoos son hoy necesarios, en pleno siglo XXI, cuando todo el mundo tiene la naturaleza y sus animales tan cerca a través de los viajes o los documentales; ¿No se trata solo de lugares de ocio destinados al divertimento puro y duro? ¿Se trata de cárceles destinadas a alojar animales con el único fin de entretener u obtener rendimiento económico? Parece obvio que no sería deseable y que tendría un desastroso impacto para el medio ambiente, si por ejemplo todo el planeta se desplazara al Serengueti para poder ver leones o elefantes, o a Ruanda para ver gorilas de montaña. La semana pasada, sin ir más lejos, el gobierno de Hawaii limitó la actividad de baño con defines salvajes por producir efectos negativos en las poblaciones objeto de esa actividad turística. Y eso sólo con unos pocos cientos de miles de turistas al año. ¿Pueden imaginar lo que ocurriría si todos los visitantes de delfinarios del mundo acudieran a practicar actividades con animales salvajes? Además, solo unos pocos privilegiados del primer mundo pueden hacer esto ? y en algunos casos produciendo graves daños en el entorno ?. En otros casos sin embargo, el turismo de naturaleza provee de ingresos a regiones muy pobres que de esta manera pueden proteger la fauna local amenazada. Por otra parte, cualquier persona convendrá conmigo en que ninguna película o foto podrá jamás sustituir el poder ver de cerca un caballo, un perro o cualquier encuentro cercano con un animal salvaje. Esta fuerza emocional está en nuestro interior y para comprobarlo no tenemos más que ver la respuesta de cualquier niño pequeño ante el primer encuentro con un animal.

Los zoos modernos (nos referimos con este término a aquellos centros que forman parte de la red internacional de zoos como la AIZA, EAZA, o WAZA, cuyos estándares e inspecciones garantizan que siguen la tendencia moderna mundial) evolucionan tal como lo hace la sociedad. ¿Hacia dónde? ¿Cómo? Me preguntan con frecuencia - . Pues bien, los zoos cada vez exhiben menos especies, en instalaciones más grandes y naturales, especies cada vez más amenazadas (algunas en situación crítica de desaparecer), participan en grupos de trabajo que de una manera coordinada gestionan poblaciones animales de manera que no se pierda variabilidad genética (especies animales que desde el punto de vista genético en ocasiones son más sanas que sus congéneres salvajes como ocurre por ejemplo con el escasísimo y amenazado tigre de Siberia o Amur).

Nuestros zoos del siglo XXI están orientados a tres direcciones fundamentales: Primero hacia la conservación de especies amenazadas (no solo con los animales alojados en el zoo sino colaborando con programas en marcha en los lugares de origen); no olvidemos que según la IUCN en la actualidad hay más de 20.000 especies clasificadas como muy amenazadas. Los zoos no van a salvar a muchas especies de la extinción pero sí pueden y de hecho lo hacen, conectar a la sociedad con esta triste y olvidada realidad que continúa ocurriendo mientras leemos estas palabras. Segundo, a generar diferentes actitudes por parte del gran público (educación, sensibilización, inspiración) hacia algunos de los problemas causados por el hombre en la naturaleza. Tercero, a continuar aprendiendo, desarrollando e investigando en el cuidado y bienestar de los animales salvajes. El avance ha sido increíble y esto se debe sobre todo al hecho de que este punto se considera hoy básico y prioritario. Con los cuidados e instalaciones adecuadas los animales alojados en los zoos pueden desarrollar una vida sana tanto física como psicológicamente hablando.

En un mundo cada vez más desnaturalizado y hostil para la mayoría de los animales del planeta, donde la desforestación, la invasión de nuevos espacios en busca de recursos alimenticios o energéticos de una población cada vez más numerosa y con mayores consumos, la caza furtiva, la contaminación ambiental, el cambio climático, la presión del turismo, tráfico, desarrollo de nuevas estructuras de transporte, sobrepesca, etc... llama la atención que el foco de algunos grupos animalistas sea tan duramente lanzado contra aquellos zoos más modernos y desarrollados (aunque nunca perfectos). ¿No se tratará de una acción meramente estética ya que por proximidad es más fácil actuar contra algo cercano y conocido que contra algo lejano y desconocido? Los zoos sin embargo, dedican globalmente cada año más de 313 millones de Euros a la conservación de la fauna salvaje.

Como muchas personas que trabajamos en zoológicos de todo el mundo me considero un enamorado de la naturaleza, los animales y la biodiversidad; soy también defensor de los animales y créanme, en nuestras ciudades, campos y mares, hay muchos y muy graves problemas en los que trabajar juntos todos aquellos a quienes nos importa el futuro que vamos a dejar a las siguientes generaciones. Tenemos muchas cosas que mejorar en la manera en como tratamos a los animales domésticos o salvajes y sobre todo a nuestro entorno. Veo con frustración (y a veces con incredulidad) la energía y dinero malgastados en un ataque emocional a los zoos, en vez de aunar esfuerzos por la causa animal. De todas maneras, por terminar el artículo en clave positiva, nuestros zoos de AIZA colaboran con infinidad de colectivos de toda índole en el campo de la protección de la naturaleza y de los animales. Grandes conservacionistas y naturalistas de hoy se inspiraron cuando eran niños en los zoológicos urbanos que visitaban. La lista de programas, colaboradores y amigos (animalistas, naturalistas, conservacionistas) con los que trabajamos sería interminable y ello denota como decía al principio, que la pregunta clave para mí sería hacía donde va el mundo y cómo podemos entre todos mejorarlo también en el ámbito de la relación del ser humano con la naturaleza y el resto de los animales.

Jesús Fernández Morán

Presidente de AIZA




   Volver a noticias
 
 
    USUARIO  
  Bienvenido,
Ahora puedes acceder a
los apartados marcados
con un 
© 2007 AIZA - Reservado todos los derechos
Aviso Legal  -  Política de privacidad